OTOÑO, CUIDADO CON LAS GARRAPATAS

IMPORTANCIA DEL CONTROL DE GARRAPATAS

La babesiosis es una enfermedad parasitaria similar a la malaria, provocada por protozoos del género Babesia y que suele afectar a los animales domésticos, en especial a los perros.

La babesiosis se transmite generalmente a través de la picadura de la garrapata, los perros con esta enfermedad pueden presentar diferentes cuadros clínicos, desde anorexia y apatía, hasta anemia, shock y muerte.

¿Qué síntomas presenta un perro con babesiosis?

Hay tres cuadros clínicos de presentación de la enfermedad:

  • Cuadro hiperagudo que se caracteriza por cursar con un shock hipotensivo en el que se produce hipotermia (temperatura corporal baja), hipoxia tisular (bajo aporte de oxígeno a los tejidos) y otras lesiones en tejidos y vasos. Este es el cuadro más grave y pocos animales se recuperan. Suelen ser cachorros o perros con una infestación severa con garrapatas.
  • Cuadro agudo, el más frecuente, que se caracteriza por presentar anemia hemolítica (destrucción de glóbulos rojos). Los síntomas son anorexia (disminución o ausencia de apetito), letargia, fiebre, linfadenopatía (aumento de los ganglios linfáticos) y esplenomegalia (aumento del tamaño del bazo). En el caso de parasitación por Babesia canis es bastante frecuente encontrar ictericia (color amarillo de mucosas) y hemoglobinuria (presencia de hemoglobina en orina) debido a la hemólisis, “orina color cocacola”.
  • Cuadro crónico que se caracteriza por fiebre intermitente, anorexia y pérdida de peso. Este cuadro ha sido descrito sólo para Babesia canis y es poco habitual.

¿Cómo se transmite?

La forma de transmisión más común, a través de la saliva, tiene lugar mientras la garrapata se alimenta de la sangre del animal. Sin embargo, este parásito necesita alimentarse como mínimo dos días antes de que se produzca la auténtica transmisión.

¿Cómo se diagnostica?

La babesiosis se caracteriza por producir anemia y trombocitopenia (número bajo de plaquetas). La bioquímica sérica y la analítica de orina pueden presentar alteraciones, pero no son específicas de la enfermedad.

Para el diagnóstico definitivo hay que visualizar la presencia del parásito en sangre. Si no se observa no se puede descartar y entonces la serología (detección de anticuerpos frente al parásito) es la base del diagnóstico.

Mejor prevenir que curar ¿Cómo se puede prevenir?

La forma principal de prevención es el control de las garrapatas en el perro. Los perros deben ser inspeccionados con frecuencia para detectar la presencia de garrapatas. Baños antiparasitarios, limpieza con productos insecticidas del ambiente, utilización de collares de amitraz, u otros productos antiparasitarios tópicos efectivos contra las garrapatas (pulverizadores, pipetas) son medidas preventivas útiles para que el perro no se infeste con garrapatas.

CONCLUSIONES

A pesar de ser una enfermedad de fácil tratamiento, siempre y cuando se coja a tiempo, los riesgos de muerte de nuestra mascota son altos, sobre todo si la enfermedad ya está avanzada, con lo cual y para evitar sustos lo mejor es la prevención.

En caso de que nuestra mascota tenga alguna garrapata, hay que tener en cuenta que no todas las garrapatas están infectadas de Babesia, una vez retirada la garrapata a nuestro perro, tendremos que estar vigilantes durante unos días por si observásemos algunos de los síntomas anteriormente descritos. Si nuestro perro no presenta cambios ni síntomas podremos estar tranquilos.

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s